TEATRO COLÓN DE BUENOS AIRES

No sé con que palabra describirlo mejor, pero creo que “increíble y alarmantemente espectacular” estaría cerca. El Colón. Uno de los teatros con la mejor acústica del mundo. En Buenos Aires.

“El Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires es considerado uno de los mejores teatros del mundo. Reconocido por su acústica y por el valor artístico de su construcción, cumplió 100 años en 2008.”

Visita guiada para refrescar un poco la mente la menta. La primera vez fuimos a visitarlo con el colegio a los 10 años (creo); recordaba algo de eso pero no más que unos flashes de lo que era este lugar. El que visite Buenos Aires no puede dejar de verlo en su paso por la ciudad. Desde ver el edificio de lejos cuando uno está llegando, hasta asistir a una función de danza, ópera o teatro.

Visita
Teatro desde la 9 de Julio
Colón

Y para no perder mi costumbre de criticar: el guía se hacía el chistoso pero no nos causaba ni medio. Igual se notó que le puso mucha onda, y la información que daba era muy clara e interesante. Y unos pobres brasileros se confundieron de grupo y se tuvieron que fumar toda la visita y explicación en español. Bueno… algo se entiende (?).

Entrada por un camino peatonal (antes entrada de carruajes). Hall principal con esculturas, vestuario original en exposición, columnas y escaleras de mármol italiano, alfombra roja, vitrales de París y el piso. EL PISO. Piedritas de 1 cm., con el nombre de  “teselas de gres de forma irregular”. Estas molestas pequeñeces fueron puestas una por una en el piso. Una por una, en miles de miles de metros cuadrados de súper teatro… No envidio ese trabajo para nada, no eh.

Parte del Hall.
Piso mojado en el Colooooón!
Escultura
El pintor no aprendió a hacer los bordes (?)
En la entrada principal..Y el guía es un actor de La Llamada! #SevenDays
Escaleras y la alfombra roja.
Más de la entrada.
Techo + vitrales.
EL PISOOOOOOOOO. Piedritas de 1 cm. colocadas de a una.

Siguiendo al primer piso: Salón de los Bustos. Decorado con bustos de compositores y con estilo renacentista. Interesante pero no abrumador -para mí-, será por eso que sólo viene una foto referida al mismo. O será que todo lo demás me pareció más increíble que este salón, por eso no le habré dado tanta importancia.

Además el guía se puso a tararear canciones de música clásica para que adivinemos los compositores, y eso Señor, no me divirtió. Una menta jodida y exigente (?).

Salón de los Bustos y una mano señaladora.

Salón Dorado: demasiado increíble, y SÍ: Muy pero muy dorado; aunque el oro se encuentra únicamente en las partes más altas e inaccesibles del salón (llámese “no van a poder venir a robar tan fácil muchachos”). Este era un sector accesible sólo para la clase alta, como un lugar para socializar y ostentar durante los intervalos de las obras. No me gusta un blog bibliográfico o solamente descriptivo, pero hago una pequeña excepción con este sector del teatro, y quien mejor que la loca y bizarra Wikipedia para describirlo de una forma tan breve y real:

“El Salón Dorado es de inspiración francesa, reminiscente del Grand Foyer de la Ópera de París. El dorado a la hoja de su decoración, las columnas talladas, las arañas, los vitrales de Gaudin con imágenes de Homero y Safo y el refinadísimo mobiliario son reflejados por una sucesión de espejos que potencia su fastuosidad. Convertido ya en una sala con vida propia, el Salón Dorado es centro permanente de conciertos de música de cámara, conferencias y exposiciones paralelas a la actividad de la sala, con entrada libre y gratuita.”

Salón Dorado, muy dorado
Ventanales y elegancia.
Salón dorado

Y llegamos a la sala. No voy a describir cuanto mide, como o cuando se hizo, o como son los asientos… si de oro, de plata, con peluchito rojo reciclado o de acero inoxidable. Ok, mejor sí: la alfombra y el tapizado de las butacas son de terciopelo “sangre de dragón” (vaya uno a saber que es). Pero sólo quiero compartir estas imágenes que hablan por sí mismas:

Imponente

Levantando la mirada…

Estaban trabajando así que el escenario se veía de esta forma:

La llamada II #sevendays

Luego seguimos para un palco. Y como para no perder la costumbre de meter la pata: una chica y yo nos perdimos. Sí, ahora puedo contarle a mis nietos que me perdí en los pasillos del Teatro Colón, en una visita guiada. Pero encontramos al grupo y aparecimos… llegando al palco principal y central (el que mejor vista tiene, usado por las ¿celebridades?).

Pasillo hiper mega laberinto. Entrada a los palcos.
Vista central.
Una pibita turista.

– Al final de la visita nos derivaron a la tienda de souvenirs (¿por qué no me sorprende?), pero me fui del lugar más rápido de lo que canta un gallo (?).

– Mientras íbamos caminando por ahí, me acordé que en nuestra visita con el colegio hace tantos años se podía visitar el subsuelo, donde uno veía más vestuario, más escenografía, más no me acuerdo que más [recuerdos borrosos]. Después de la reciente restauración del teatro, ya no se permite la entrada a esos sectores.

– Cuando yo fui la entrada costaba $30.- para argentinos. Ahora cuesta $50.- y para extranjeros $130.- (si si les ven la cara).

_____________________________________________________________________________

Ahí finalizó la visita guiada, pero como no pude quedarme sentada tranquila en mi casa después de semejante monstruo monumental, a los 2 o 3 días saqué entrada para la función de Lago de los Cisnes.

Lago!

Entré refunfuñando a la sala porque la acomodadora nos cobró por darnos un programa, sin aclararme antes, así que ya nos mirábamos feo ella y yo.

Esperando que empiece.
Linda vista
Techo

Y mandándome más cagadas errores: no se podía sacar fotos. Lo sabía porque escuché al locutor decirlo bien clarito, pero re contra argentina confiada pensé “todos van a sacar, y además está oscuro así que no me van a ver, que importa”. ERROR MENTA. ERROR. A las 3 fotos que saqué ya tenía a la acomodadora peleadora apuntándome con un láser. Más vergüenza, imposible. Pero al menos no fui la única apuntadaaaaaaaaaaaaaaaquí lo poco que pude sacar:

Ya empiezaa!

Final!

* Broche de oro: a la mitad de la función me estaba muriendo de ganas de ir al baño. No se podía salir en medio de la obra.

* Extra: cuando me fui a tomar el bondi para volver no tenía saldo en la SUBE, ni lugar para cargarla a esa hora. Pero el colectivero le puso onda y me dejó pasar (una buena, era hora).

Y adiós Monumento demasiado increíble. Te veo al rato.

Saliendo.
Tan imponente.

Una menta por el mundo

6 Comments

  1. enano.feo
    6 Mayo, 2014

    “Además el guía se puso a tararear canciones de música clásica para que adivinemos los compositores”

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!! me imagino tu cara!!! jajajajajajajajajajajajaja!!!!!!

    Responder
    1. Mentah!
      7 Mayo, 2014

      Jajajaja si, mi cara seguro fue tal cual la imaginás! Igual un genio la remó como un campeón!

      Responder
  2. enano.feo
    6 Mayo, 2014

    gracias prima por tan buen post, verdaderamente hermoso el teatro colon, igual que te pasaba a vos hace muchos años ya que fui con el colegio, me encantaria volver a ir y calculo que me caeria de culo al llegar!

    Responder
    1. Mentah!
      7 Mayo, 2014

      Vení a visitarme y vamos!

      Responder
  3. enano.feo
    6 Mayo, 2014

    a ver si juntamos firmas para que al tatro en vez de llamarse colón, se llame como el pobre muchacho que pego las piedritas del piso…………….

    Responder
    1. Mentah!
      25 Septiembre, 2014

      Jajajaj un monumento al muchacho por favor!

      Responder

Comentame =)